Dragalinas

La dragalina es, fundamentalmente, una máquina excavadora de enormes dimensiones que es utilizada con asiduidad en el marco de la ingeniería civil y la minería con el propósito de mover, de una sola vez, grandes volúmenes de material. Sin duda, gracias a su específica configuración, resulta especialmente útil en terrenos inundados, por lo que suele usarse especialmente en la construcción de puertos.


La historia de la dragalina

Las primeras dragalinas fueron construidas en el año 1880 y se montaban, con asiduidad, en las cubiertas de los barcos y en los puertos. Su función era, por un lado, mover contenedores y grandes volúmenes de material y, por otro, ayudar a la expansión de estas instalaciones por encima del nivel del mar. Fueron perfeccionadas progresivamente hasta 1927, momento en el que ya poseían una configuración bastante similar a la actual, ya que empezaron a contar, además de con la estructura principal, dentro de la cual se ubicaba la cabina, con un brazo móvil, una pala y cadenas o cables de maniobra. Evidentemente, han experimentado avances técnicos, pero la base de las actuales sigue siendo la misma.


Principales fabricantes de dragalinas y modelos más populares en la actualidad

No cabe duda de que, en estos momentos, Caterpillar es la marca de referencia dentro del ámbito de la fabricación de dragalinas a nivel mundial. En concreto, esta marca, que fue fundada en 1925 en el estado norteamericano de Illinois, ha apostado fuerte por especializarse en este tipo de vehículos, tal y como demuestra su amplio catálogo y la fuerte presencia de modelos suyos en el mercado de vehículos de segunda mano.

En estos momentos, y desde hace ya algunos años, Caterpillar fabrica tres modelos de dragalinas diferentes que son comercializados en todo el mundo. Se trata de la Caterpillar 8000, que posee una capacidad de trabajo de entre 1,77 y 1,98 millones de kilos; la Caterpilar 8200, que oscila entre los 3,8 y los 4,1 millones de kilos; y la Caterpillar 8750, que va desde los 5,8 a los 7,5 millones de kilos.

Sin embargo, Caterpillar tiene competencia dentro del mercado actual de dragalinas. Y es que su principal alternativa en el mercado es Liebherr, una marca suiza fundada en 1949 cuyo modelo HS 8050, el cual es el sucesor del HS 835 HD que tanta fama posee en el mercado actual de vehículos usados, está siendo todo un éxito.


Tipos de ensambles de las dragalinas

Las dragalinas que se fabrican en la actualidad poseen el mismo tipo de ensamble que sus predecesoras de finales de la década de los veinte del siglo pasado. Al fin y al cabo, lo que funciona no hay por qué cambiarlo. En concreto, cuentan con una estructura principal en la que se ubica el motor y la cabina de mando y que es capaz de girar en ángulos de 360º. A ella se acopla un brazo móvil en cuyo extremo se coloca la pala cargadora, la cual se sujeta mediante cuerdas y cadenas que facilitan la maniobrabilidad. En la base disponen de unos pies metálicos para evitar que las orugas que posibilitan su movimiento se hundan en terrenos mojados por su elevado peso, que puede llegar hasta las 40 toneladas.


Principales innovaciones en dragalinas

Dos han sido las principales novedades que las dragalinas han experimentado a lo largo de los años. Sin duda, la primera de ellas fue la colocación de las ruedas de oruga y de las bases metálicas que, respectivamente, facilitaban el movimiento e impedían el hundimiento del vehículo en el terreno. La segunda fue la utilización de motores eléctricos, lo que está ayudando a solucionar el problema del elevado consumo de este tipo de máquinas.


Conclusiones

En definitiva, el mercado de vehículos de segunda mano brinda la oportunidad de encontrar dragalinas de Caterpillar, Liebherr y muchas otras marcas que, aunque menos conocidas, también producen máquinas de este tipo de la máxima calidad. Sin duda, una forma excelente de conseguir maquinaria de estas características en condiciones óptimas.

Volver arriba