Camión volquete

Los primeros modelos

La idea del camión volquete surgió a mediados del siglo XX, y es que puede decirse que el auge de estos dispositivos se produjo en torno a 1950. Antes, en 1940, empresas como Caterpillar y otras ya habían desarrollado vehículos con un concepto parecido, aunque no llegaron a calar de forma importante. El camión volquete cumplió rápidamente con la necesidad de ofrecer altas capacidades de carga y potencias que le permitían circular por carretera. Así, su uso vino a cubrir algunas de las carencias de los dumper, camiones de mayor tamaño pero que no pueden internarse por todos los terrenos.


El camión volquete en la actualidad

La aplicación de estos camiones actualmente es muy amplia. Pueden verse modelos de este diseño en prácticamente cualquier tipo de obra o industria. Sus ventajas a la hora de transportar áridos y otros materiales son innumerables, lo mismo que la capacidad de volcar el contenido de su cuba en cualquier lugar, gracias a la articulación hidráulica del volquete situado en su zona trasera.


Principales fabricantes de camiones volquete

Normalmente, las empresas especializadas en el sector de la maquinaria para la construcción son las que cuentan con una mayor variedad de modelos de camión volquete. Así, los camiones producidos actualmente por Caterpillar o John Deere son muy demandados, ya que cumplen con las necesidades de agricultores, constructores y otros profesionales. Volvo es otro de los fabricantes que se ha destacado en los últimos años en el diseño y construcción de camiones volquetes. La firma cuenta incluso con algunos modelos a medio camino entre el dumper y el camión de carretera, una apuesta llena de versatilidad y ventajas.


Algunos modelos históricos

Hay modelos que han marcado un antes y un después en el desarrollo de este tipo de vehículos debido, sobre todo, a su rendimiento. Algunos incluso siguen en funcionamiento ofreciéndose en el mercado de vehículos de segunda mano como opciones repletas de ventajas. Un buen ejemplo es el Volvo A30D, un gigante que cuenta con un volquete articulado de alto rendimiento. El Caterpillar 740 fue otro modelo que marcó un antes y un después en el sector y que aún hoy sigue rindiendo en determinados ámbitos.


La configuración de un camión volquete

El camión volquete se compone básicamente de una cabeza tractora que puede ser la misma empleada para otros usos como el transporte de mercancías o contenedores. El volquete es lo que lo hace especial. Este dispositivo se presenta a simple vista como una cuba con una capacidad determinada, normalmente entre 1 y 3 toneladas, que cuenta con un sistema hidráulico de alto rendimiento. El volquete dispone de un motor auxiliar para activar su movimiento, motor que suele alimentarse con gasolina o diésel, aunque en la actualidad estén apareciendo versiones eléctricas muy eficientes.


Conclusión

El camión volquete sigue manteniendo su vigencia en sectores como el de la construcción y la minería. Ventajas como su amplia capacidad para transportar tierra o áridos y la posibilidad de adentrarse en carreteras convencionales de diferentes modelos son características que explican su popularidad y amplia presencia en el mercado de vehículos de segunda mano.

Volver arriba