Linde a lo largo de la historia

La empresa Linde fue fundada en el año 1904 en la ciudad alemana de Múnich y a lo largo de los años estuvo dedicada a la fabricación de vehículos de distinto tipo. En el año 1929 da un paso importante hacia la fabricación de Tractores y en el año 1977 hacia la fabricación de camiones industriales. Posteriormente abandonaría estos productos para centrarse, en el año 1985, en la fabricación de camiones y accesorios de carga de almacén. En el año 2010 se convertiría en el líder europeo en la fabricación de estos vehículos. Además, la empresa ha iniciado otra línea de negocio en la que ofrece su experiencia en la manufactura de vehículos eléctricos y fabrica vehículos para terceros, destinados a una gran variedad de aplicaciones.

Los vehículos de almacén Linde

Linde se ha especializado en la fabricación de vehículos destinados a realizar todas las labores de transporte que tienen lugar dentro de un almacén. En este sentido tiene toda una gama de vehículos de apilamiento, de vehículos de transporte de palés, de vehículos de recogida de mercancía y una serie de vehículos de mayores dimensiones destinados al transporte de mercancías. El E-Trucks E 35-50/600 HL es uno de los modelos de vehículo de apilamiento. Funciona, como todos ellos, con motores eléctricos y es capaz de transportar hasta 5.000 kilogramos. Tiene un consumo de energía mínimo y una zona para el conductor con varias protecciones para su total seguridad. El modelo R 25 Active es un transportador de palés diseñado para llevar cargas pesadas, de hasta 2.500 kilogramos, en almacenes con poco espacio para la circulación. Tiene una plataforma de conducción muy estable y que ofrece gran visibilidad.

El camión de ciudad de Linde

Este dispositivo es una de las últimas innovaciones de Linde. Se trata de un transportador de carga, diseñado para el reparto de mercancía en la ciudad. Su funcionamiento es eléctrico, y su motor le permite subir y bajar la plataforma de carga, acelerar, decelerar y moverse hacia atrás. El vehículo es guiado por una persona que controla su trayectoria realizando un esfuerzo mínimo. Estos transportadores de carga tienen un enorme éxito debido a que no producen ruido, no contaminan y pueden circular fácilmente por las calles de la ciudad salvando tanto mobiliario urbano como a peatones.
Volver arriba