Una gran multinacional que apuesta por la investigación y el desarrollo

Komatsu debe su nombre a la ciudad homónima, situada en la prefectura japonesa de Ishikawa, donde la compañía se fundó en el año 1917. Todo un siglo de experiencia avala los productos de una empresa que ha hecho de los sectores de la minería y de la construcción sus puntas de lanza en lo que a comercialización se refiere. Komatsu, a través de sus múltiples filiales y sedes, está presente en Asia, América y Europa, lo que garantiza una distribución exitosa y un contacto con el cliente dinámico y cercano. Las innovaciones de Komatsu siempre han estado a la cabeza del desarrollo tecnológico mundial. Ejemplo de ello es la excavadora Komatsu PC200-8 Hybrid, la primera excavadora híbrida, electro-hidráulica, del mundo y que reduce al mínimo el consumo de combustible, economizando así el presupuesto final de cualquier actividad. También destaca, entre los productos de la firma, el "bulldozer" (topadora) D575, el más grande del mundo y utilizado, sobre todo, en las grandes minas de Estados Unidos, Canadá y Australia.

Una red mundial de distribución.

La red de distribuidores y sedes que Komatsu ha repartido por todo el mundo garantiza a sus clientes un inmejorable servicio técnico y de repuestos. Por ejemplo, en España Komatsu posee distribuidores en casi todas las provincias del territorio español, y en Sudamérica cuenta con fábricas, centros de repuestos y terminales de venta en Brasil y en Chile. Es por esto que Komatsu se ha convertido en la segunda mayor empresa manufacturera del mundo, después de Caterpillar, en cuanto a equipos de construcción y minería, aunque en ciertas áreas geográficas, como Japón, China u Oriente Medio, Komatsu supere en ventas a la compañía norteamericana. Komatsu trabaja también otro tipo de tecnología, como la maquinaria y vehículos industriales, logísticos, de control de la temperatura, relacionados con la electrónica y con otras soluciones de tipo operacional.
Volver arriba