Transporte pesado

El camión Iveco Trakker es un modelo de la gama pesada todoterreno del fabricante italiano que nace en 2004 para sustituir a su antecesor, el Eurotrakker.
La gama de vehículos todoterreno de Iveco se complementa con el modelo ligero Daily 4x4 y el modelo medio Eurocargo 4x4, mientras que las versiones pesadas de la marca incluyen el modelo de carretera Stralis Hi-Way.
El Trakker posee características que lo hacen idóneo para el trabajo en obras de construcción y para adaptarse a todo tipo de terrenos, sin perder en ningún momento amplias dosis de seguridad, comodidad y productividad.


Enorme versatilidad

El Iveco Trakker se presenta en dos versiones principales, chasis-cabina, con una MMA de hasta 40 toneladas, y tractora, cuya MMA alcanza las 56 toneladas.
En cuanto a su motorización, este modelo ofrece dos versiones de motores Cursor con cilindradas de 8 y 13 litros. El Cursor 8 se presenta con una potencia de 360 CV y seis cilindros en línea, con un par máximo de 1.500 Nm y hasta 1.685 revoluciones por minuto. Por su parte, el Cursor 13 está disponible en tres niveles de potencia, 410, 450 y 500 CV, y en su versión más potente ofrece un par máximo de 2.300 Nm y entre 1.000 y 1.525 rev/min. La transmisión puede ser manual de 16 velocidades o se puede optar por una caja de cambios automatizada EuroTronic que se ofrece tanto en 12 como en 16 velocidades.
Otra de sus características es la posibilidad de elegir entre modelos de 2,3 o 4 ejes con tracciones parciales e integrales que van desde el 4x2 hasta el 8x8. El diseño de la cabina también permite distintas opciones, ya que se puede seleccionar una cabina corta para uso diario en ciudad o por un modelo largo ideal para dormir a bordo en viajes de larga distancia.


Diseño funcional

El último modelo del Iveco Trakker es fácilmente reconocible por su diseño exterior, en el que destaca una zona frontal con una característica calandra central, que va acompañada por nuevos deflectores y un novedoso diseño de la visera parasol.
También destaca el parachoques fabricado en acero y dividido en tres partes para facilitar su recambio ante cualquier daño, al igual que los grupos ópticos están protegidos por una rejilla para minimizar los daños que puedan producirse durante el trabajo en terrenos dificultosos.
Adicionalmente destaca por su robustez el bastidor, ya que está formado por largueros de acero especial con sección en U con dos opciones de espesor, 7,7 y 10 milímetros según la dureza del trabajo a realizar.


Volver arriba