Cuando el trabajo se convierte en un placer

En el competitivo mundo de los automóviles hay pocas historias tan exitosas como la que se resume en este nombre: Ford Transit. La línea de furgonetas, minibuses y "pickups" de la multinacional norteamericana está presente en las carreteras europeas desde hace más de cuarenta años. En todo este tiempo, el fabricante estadounidense no ha dejado de incorporar mejoras en el modelo de vehículo comercial más vendido del viejo continente. A la Ford Transit del siglo XXI le sobra estilo sin resentirse en su funcionalidad. He aquí, precisamente, el secreto que explica los millones de ejemplares vendidos desde los años sesenta: no haber sacrificado nunca la potencia, la facilidad en la conducción o la comodidad necesaria de la cabina en aras de un diseño que, sin embargo, sigue siendo moderno y atractivo.Conducir esta furgoneta se convierte en un verdadero placer. Sin duda, la Ford Transit hace más llevadera y agradable la vida de las millones de personas que, por uno u otro motivo, la utilizan diariamente en sus trabajos.

Diseño ergonómico y eficiencia energética

La multinacional estadounidense se caracteriza por la atención que le dedica a los pequeños detalles. Por eso, no resulta extraño que todos sus modelos automovilísticos respondan a las particularidades de cada mercado en el que están presentes. La innovación tecnológica es otra de las características de la marca norteamericana. La Ford Transit es una viva muestra de ello. La palanca de cambios montada en el salpicadero hace posible la adaptación natural de la mano del conductor, mientras que el diseño ergonómico de la cabina busca mejorar la productividad. Por no hablar de las soluciones innovadoras de almacenamiento que ofrece o de su eficaz sistema de arranque en pendientes.En los últimos años, los mayores desarrollos están teniendo lugar en los campos de la eficiencia energética, el respeto por el medio ambiente y la seguridad. También aquí ocupa la Ford Transit una posición preeminente, gracias al filtro de partículas diesel que lleva incorporado, la evolución constante a la que se someten sus motores o la protección que garantiza una carrocería fuerte y versátil.
Volver arriba