Un tren de carretera para transportes eficientes

Los trenes de carretera constituyen un sistema muy eficaz para el transporte de cargas voluminosas, mediante la sucesión de varios remolques enganchados a una cabina de camión convencional lo suficientemente potente.
Se considera un tren de carretera a un mínimo de tres remolques de carga, aunque puede llevar muchos más. Es una opción de transporte no demasiado frecuente, puesto que la maniobrabilidad es escasa, pero en los lugares en los que puede utilizarse es adecuado para cargas de gran tamaño.


Un ámbito de uso limitado

Este tipo de sistemas de transporte solamente pueden utilizarse en determinados lugares del mundo que se caracterizan por ser completamente llanos. Además, es necesario que las carreteras o caminos sean lo suficientemente anchos y totalmente rectos, porque es muy difícil maniobrar y prácticamente imposible tomar curvas.
Por ello su ámbito de utilización se reduce a las llanuras americanas y la zona interior de Australia sobre todo. Han de usarse en carreteras poco transitadas, debido a la dificultad de compartir espacio con otros vehículos y a la inseguridad que se genera a la hora de ser adelantados por otros coches.
Así, cuando se llega a las zonas urbanas y ante la imposibilidad de avanzar, el tren de carretera se detiene y se desmontan los remolques para ser trasladados por cabinas distintas de manera individual.


Transporte de todo tipo de materiales

Pese a sus limitaciones de aplicación, el tren de carretera ofrece muchas posibilidades en cuanto a las cargas que se pueden transportar. Lo más habitual es que los remolques sean de ganado, siendo una buena forma para llevar reses de todo tipo de manera segura.
No obstante, también son habituales los trenes de carretera formados por cisternas que transportan combustibles, con las precauciones y restricciones necesarias para ellos, así como materiales pesados de construcción.


Fabricantes de camiones convencional

Los trenes de carretera son camiones convencionales de gran potencia a los que se les une varios remolques. No se trata de un diseño especial, sino más bien de un sistema que es efectivo para determinados lugares de la tierra.
Por ello los fabricantes de camiones y vehículos industriales son los que ofrecen también cabinas adecuadas para poner en práctica este sistema de transporte. Hay que elegir una cabina de gran potencia para movilizar cientos de toneladas, y se pueden encontrar en marcas como Scania, Volvo, Mercedes-Benz o Iveco, entre otras.


Volver arriba