Transporte de caballos de manera segura

El trasporte de caballos se ha de realizar cumpliendo las medidas de seguridad más exigentes, para que los animales no sufran. Se realizan en habitáculos protegidos pero al mismo tiempo con aberturas para la ventilación y medidas de sujeción para que no se mueva durante los trayectos. Los traslados se realizan en la venta de caballos, cuando se llevan al matadero en el uso como ganado para la obtención de carne o en transportes para acudir a competiciones de equitación, por ejemplo. No obstante, se puede hablar de un transporte a pequeña escala o a gran escala, según las necesidades y el uso que se haga de los mismos. Si se trata de un caballo particular, lo más normal es contar con un pequeño Remolque para ello. No obstante, el movimiento de caballos en explotaciones ganaderas o centros de equitación es mucho más habitual y se realiza en grandes cantidades. En esos casos lo más normal es el empleo de camiones o grandes remolques en los que se pueden llevar varias cabezas al mismo tiempo.

Vehículos usados para el transporte de caballos

Los remolques son los que más se usan para el traslado de caballos. Suelen ser tirados por turismos o todoterrenos y el remoque en cuestión suele ser compacto y de dos ejes. Los hay de entrada lateral o trasera y cuentan con el suficiente espacio para albergar un caballo. Por otro lado están los camiones y semirremolques de gran tamaño usados para transportar caballos en gran número, en cuyo caso hay compartimentos para cada uno de ellos.
Volver arriba