Transporte de animales de ganado

El transporte de ganado es una actividad que ha de realizarse en las mejores condiciones de seguridad, tanto para los animales como para los ciudadanos. Puede entrañar algunos riesgos, por lo que se emplean vehículos adaptados que cumplen estrictas normativas, con el fin de evitar cualquier problema durante los transportes. Los animales a trasladar son muy diversos, desde vacas y cabras, que es lo más común, hasta cerdos, caballos y ovejas. Los transportes se harán de un modo u otro según el tamaño de la explotación y el número de reses que hay que mover, así que los vehículos usados son diferentes en cada caso.

Necesidad del transporte de ganado

Transportar animales y reses es algo que se hace en todo el mundo, ya que se requiere de un traslado en las mejores condiciones, desde los lugares de cría a los mataderos. Esta es la razón fundamental de la existencia de dicha actividad económica y explica la creación de vehículos adaptados a las necesidades de cada especie. De esta manera se intenta evitar el estrés de los animales, algo que puede repercutir negativamente en la calidad de la carne. Por otro lado, se trata de una actividad regulada estrictamente en todos los países, para que se cumplan con unas condiciones de higiene mínimas. También se realizan inspecciones especiales para los vehículos que llevan animales, con el fin de controlar cualquier daño en los compartimentos y evitar un potencial peligro en los traslados.

Camiones especiales para el transporte

Se pueden emplear camiones con la caja adaptada para el transporte de ganado, con vehículos diferentes según la especie que se trate. Se usan camiones normalmente para explotaciones pequeñas y medianas, ya que no caben tantas reses como en otros medios de transporte. Las cajas adaptadas llevan compartimentos a modo de jaulas, que les permiten respirar sin problemas, e incluso pisos diferenciados para algunos animales de pequeño porte.

También se usan remolques y semirremolques

Este método de transporte suele usarse para grandes explotaciones ganaderas, es decir, para el traslado de un gran número de cabezas. Los remolques y semiremolques Van unidos a una cabeza tractora de camión, y suelen tener un tamaño muy grande. La distribución es diferente según el animal que sea, con varios pisos disponibles en el caso de ovejas o cerdos, por ejemplo. También es habitual encadenar dos o más remolques, a una misma cabeza tractora, aunque depende del tamaño de las secciones, así como de las condiciones de la carretera y la longitud del viaje.
Volver arriba