Camiones

Los camiones llevan más de un siglo dejándose ver en las carreteras de cualquier parte del mundo, y es que estos vehículos de gran tamaño han conseguido adaptarse a las tareas más variadas, ofreciendo siempre el rendimiento y la versatilidad que los conductores profesionales necesitan.


Los inicios de los camiones

Puede decirse sin temor a equivocaciones que el primer camión apareció en 1765 como fruto de un invento de Méndez Freightliner. Los primeros modelos se alimentaban con motores de vapor, y es que no fue hasta 1895 cuando Karl Benz introdujo en el mercado el primer camión propulsado de esta forma. La evolución no se detuvo en ningún momento y en la década de 1930 llegarían los primeros camiones diésel, un sistema de propulsión que aún hoy sigue empleándose para estos gigantes de la carretera.


Los usos más actuales

El camión ha pasado a lo largo de su historia por una gran cantidad de variaciones y usos. Actualmente es posible encontrar desde modelos de pequeño tamaño adaptados a las ciudades, hasta grandes trenes de carretera que circulan por las vías de distintos países. Con todo, los camiones son esenciales en el reparto de mercancías, el transporte de materiales o combustibles, los trabajos de seguridad y cualquier otro sector, por lo que su empleo sigue siendo muy importante.


Principales fabricantes de camiones

A lo largo de los años, algunas firmas han conseguido especializarse de una manera reseñable en la producción de camiones. Sus modelos son el ejemplo de cómo dar respuesta a las necesidades de los trabajadores más variados, contando siempre con una búsqueda del rendimiento y la eficacia. Así, para muchos profesionales del transporte, los modelos de Mercedes-Benz se encuentran dentro de los más importantes del sector. La firma de la estrella produce grandes modelos equipados con las últimas tecnologías y vehículos más versátiles, una variedad de producción que es parte del secreto de su éxito. Volvo es otro de los fabricantes que cualquier profesional de la conducción tiene como referente a la hora de hablar de camiones. Buena parte del éxito de la empresa se debe a la fiabilidad de la mecánica Volvo, algo que ha llevado a los camiones de la firma a cualquier carretera del mundo. Tampoco hay que dejar de lado a Isuzu, un constructor que no tiene tanta historia como los anteriores pero que lleva desde el año 2000 ofreciendo modelos de alto rendimiento para los sectores más variados. Renault, MAN o Scania son otros fabricantes de camiones que no deben perderse de vista por ser muy relevantes en el mercado de vehículos de segunda mano, lo mismo que sucede con empresas de la importancia de Iveco y otras similares que se dedican al desarrollo de modelos muy presentes en el mercado de ocasión.


Modelos más importantes

Muchos de los modelos de las firmas anteriores se encuentran en los puestos de privilegio del mercado de vehículos usados. En la actualidad es posible encontrar camiones o cabezas tractoras de alto rendimiento que han tenido un éxito especial en los últimos años y que, por lo tanto, se presentan como opciones muy fiables para grandes profesionales. Un buen ejemplo se encuentra en la popularidad que ha alcanzado el Volvo FH. Estos camiones están diseñados para abordar los trabajos de transporte de mercancías por carreteras más exigentes, ofreciendo además un habitáculo tan seguro como confortable para facilitar el trabajo de los conductores. El MAN TGX es otro de los camiones que han conseguido cobrar una gran importancia actualmente por ofrecer una potencia de 480 CV. El Renault T460 o el Scania R450 son también modelos de gran peso en el sector.


Camiones de transporte

Un camión puede adoptar formas muy diferentes, dependiendo siempre del tipo de uso que vaya a recibir. Sin embargo, puede notarse que buena parte de la producción es la que se emplea para el transporte de mercancías, por lo que esta es la más destacada. En la mayoría de los casos, estos camiones están compuestos por una cabeza tractora que dispone de un enganche para arrastrar un remolque. Dependiendo de su capacidad de arrastre, los camiones para mercancías se dividen en aquellos capaces de arrastrar hasta 3500 kg o de la clase N1, los que pueden transportar entre 3500 y 12 000 kg, clase N2, y los que pueden hacerse cargo de arrastres superiores a los 12 000 kg o de la clase N3.


Otros tipos de camiones

La versatilidad del diseño de un camión es lo que permite que existan modelos aplicados a sectores muy diferentes. Por ejemplo, los camiones dumper empleados en minería o en grandes espacios de construcción son variaciones que no pueden circular por carretera y que llegan a rendir hasta 4000 CV para cargar con 400 toneladas sin ningún problema. Más común es el tipo de camión que se emplea para tareas de seguridad. Los empleados por los cuerpos de bomberos son simples camiones a los que se les añade una bomba de agua para afrontar tareas muy concretas. Así, al margen de estos usos, es posible encontrar otros como los camiones hormigonera, compactadores de basura, cisterna y muchos más, ya que el uso de una cabeza tractora en combinación con una plataforma cualquiera aumenta la versatilidad de estos vehículos de forma considerable.

" "

Conclusión

En definitiva, el camión es un vehículo de gran tamaño sin el que no puede entenderse en la actualidad el trabajo de cualquier sector relacionado con la industria o con el reparto de mercancías y su logística. El trabajo de las firmas más importantes del sector ha favorecido que exista una gran variedad de modelos capaces de adaptarse a las condiciones más diferentes sin el menor contratiempo. Por ello, el mercado de ocasión ofrece siempre un camión adecuado para cualquier trabajo, permitiendo disfrutar del rendimiento, la seguridad y la comodidad de algunos de los modelos más sobresalientes de los últimos años.

"
Volver arriba