Las cabinas de camión o cabezas tractoras. La versatilidad en el transporte

Las cabinas de camión o cabezas tractoras, son vehículos motorizados, generalmente de dos ejes que tiene como objetivo la tracción de remolques. Su función, es exclusivamente comercial, y están al servicio de las empresas que dependen del transportes de mercancías por medio terrestre. El camión, es el vehículo comercial más popular del mundo. La flexibilidad y la capacidad de llegar a cualquier parte donde haya una carretera lo hace idóneo, más que un tren, que a pesar de poder transportar mucha más carga, están limitados por las vías de tren. Es un hecho que los demás medios de transportes de mercancías dependen exclusivamente de la capacidad de transporte de las cabinas de camión; ya que tanto los aviones de mercancías, o en mucha mayor medida los grandes barcos de carga dependen del camión para distribuir las mercancías por tierra.

Morfología y partes de una cabina

Lo que se conoce comúnmente como camión, se compone por una cabina y por un semirremolque que va enganchado a la parte trasera del chasis de la cabina. Los tipos de semirremolques son tan variados como los diferentes tipos de cargas posibles, por ese motivo las cabinas, a diferencia de un camión rígido, es más polivalente y es capaz de transportar cualquier tipo de carga, desde una cisterna, material de construcción o un cargamento de coches. Las cabezas tractoras están formadas por un chasis, con el motor en la parte delantera, los depósitos de combustible, lo ejes de las ruedas. En la parte central trasera, se localiza la quinta rueda del camión, donde se acopla el semirremolque. Esta placa redonda es donde descansa el semirremolque, que debe estar bien lubricada, para que pueda girar sobre el eje. Justo encima del motor va acoplada la cabina, generalmente biplaza donde se maneja el vehículo. El habitual, en los modelos de cabina para largas distancias que las cabinas estén motadas sobre una suspensión basculante que impide que se transmitan las vibraciones producidas por la dura suspensión que tienen los camiones. En muchos modelos de cabinas, es preciso volcar frontalmente la cabina, por medio de un eje para tener acceso al motor que se encuentra por debajo. Es común también que las cabinas destinadas al transporte de mercancías en largas distancias tengan un habitáculo donde pueda descansar el conductor.

Lo que necesitas para conducir un camión con semiremolque

La conduccíon de camiones y cabinas tractoras está limitada a aquellos que tengan un carné especial C+E que le permite llevar vehículos de más de 3.500kg  más un remolque de de más de 750kg. Para obtener el carné es necesario tener 21 años y superar tres exámenes. Por lo general, los cabinas tractoras, son vehículos que el mercado de primera mano tiene un precio muy alto, es por eso que muchos, prefieren comprar camiones de segunda mano. 

Fabricantes, modelos y precios coches usados

De los Paises Bajos tenemos la marca DAF con los modelos (New FT, 460 Space Cab, etc), con el Fiat marcas e Iveco Magirus-Deutz de Italia (Iveco Cube Stralis, etc), de Estados Unidos, Ford y Volvo-Renault (incluyendo Volvo FH, Renault R-series, Magnum línea AE, etc) la marca Kenworth, EE.UU. (W 900, K y T-series, etc), Mack, EE.UU. (CH-series, etc), Mercedes-Benz, Alemania (Actros , Megaspace, etc), Peterbilt, también de estados EE.UU. (EXHD etc); de Alemania encontramos las cabinas de VW, Scania y la marcas MAN-Bussing (incluyendo Scania R 164, MAN TGX con otros). Los precios en el mercado de camiones y cabinas de segunda mano varían entre € 3.000 y 85.000 euros para las cabinas de camión.

Algunos consejos para comprar un camión de segunda mano

  • Una cabina de camión, se considera de segunda mano, cuando lleva más de 6 meses en circulación o tiene más de 6.000 kilómetros. En términos legales, esto sucede cuando se compra en un concesionarios; entre particulares, una cabina de segunda mano, se considera como tal, desde el momento en el que sale del concesionario. Esta diferenciación es muy importante para conocer las garantías legales del proceso de compra.
  • Si lo compramos a un particular es preciso ir con los datos del vehículo a la Jefatura de Tráfico Provincial para comprobar el historial del vehículo, quien es el propietario, si tiene multas pendientes, está incluido en algún proceso fiscal o judicial, o incluso si ha tenido algún accidente grave. Esto puede ahorrar muchos problemas  posteriormente.
  • En el caso de particulares, dado el precio que se puede desembolsar por una cabina, el propietario debería permitir al comprador, llevar la cabina a un taller para que la revisen y detectar cualquier desperfecto mecánico. En su caso, también podemos traer un mecánico cuando visitemos el vehículo.
  • Cuando se trata de comprarlo en un concesionario, una cabina de camión de segunda mano está cubierta por ciertas garantías legales descritas en el Código Civil. Un vendedor de concesionario, debe ofertar como mínimo dos años de garantía sobre el vehículo.
  • Lo más importante es tener paciencia, no dejarse llevar por la apariencia del camión, sino pensar para que va a ser usado.
Volver arriba