Cabezas tractoras, ideales para el traslado de grandes cargas

Las cabezas tractoras son vehículos concebidos para el arrastre de un remolque que no está integrado con el resto de la carrocería. Una parte de la cabeza es la denominada como cabina y la otra es la que permite el enganche del remolque.Cuando las cabezas tractoras poseen una capacidad de arrastre que supera la tres toneladas y media de carga tienen consideración de vehículo pesado.Las cabezas tractoras han sido diseñadas para el desplazamiento de grandes cargas de peso, permitiendo su traslado sin que estas sufran apenas daños. El remolque, ya sea basculante o no, se conoce comúnmente con el nombre de tráiler. Se emplea para transportar la carga, amarrado a la cabeza de arrastre, y en ningún caso está motorizado. Está formado por el chasis, las ruedas, la superficie de carga y, dependiendo de su tamaño, puede disponer de frenos autónomos.

Cabezas tractoras: principales fabricantes y características

Existen principalmente dos tipos de cabezas tractoras: de remolque o de semi-remolque. También se pueden diferenciar dos clases de conexión entre el remolque y el vehículo. En una, la mitad del remolque descansa sobre la parte trasera de la cabeza, soportando parte de la gravedad del tráiler. En la otra, la parte del frente del remolque hace conexión con la parte de atrás de la cabeza tractora, ofreciendo solo la fuerza de tracción, lo que conlleva que no soporte la gravedad descendente del remolque.En cuanto a los fabricantes, los diferentes modelos que se ponen a disposición pueden ser, entre otros, Volvo, Iveco, Renault, Man, Scania, Daf o Mercedes, por citar algunas de las primeras marcas que cuentan con gama propia de cabezas tractoras, un vehículo de uso industrial que facilita el traslado de enormes cargas, garantizando la seguridad de las mismas y ofreciendo al conductor todo tipo de comodidades y un manejo seguro y eficiente.
Volver arriba