Cabezas tractoras

Origen y evolución de las cabezas tractoras. Fabricantes y modelos actuales exitosos

Los primeros camiones que existieron eran de vapor y comenzaron a expandirse a principios del siglo XIX. En cuento al primer semirremolque, este vio la luz en el año 1881, remolcado por un tractor a vapor producido por el fabricante francés De Dion-Bouton. Corría el año 1885 cuando Karl Benz ideó el que es considerado como el primer camión de la historia, cuyo motor ya era de combustión interna.

Un año más tarde, Gottieb Daimler fabricó otro camión de combustión, y otros fabricantes se sumaron a este tipo de motorizaciones, como Peugeot y Renault, que llevaron a cabo sus primeras versiones. Ya en los años treinta se incorporaron los motores diésel de forma regular a los camiones, sobre todo en Europa, puesto que en Estados Unidos existía una alta dependencia a la gasolina.

Las cabezas tractoras de mayor demanda en el continente europeo son las que cuentan con una potencia de entre 440 y 460 CV, con diferentes combinaciones de cabinas y motores. Entre los fabricantes que dominan este mercado, cabe citar a Mercedes-Benz, Volvo, Renault, MAN, Scania, Iveco o DAF. Modelos como el DAF XF Space Cab, con dos versiones de motores de 435 y 462 CV, constituyen óptimas soluciones de transporte. Los modelos Actros de Mercedes-Benz también se han consolidado en el mercado, con motores de 10,7 y de 12,8 litros. Este último con un refuerzo en la marcha más alta que le permite alcanzar un par motor de 2400 Nm.

En el resto de fabricantes de cabezas tractoras citados predominan los motores en torno a 13 litros, como es el caso del Scania, con motor DC13 de 12,7 litros y 450 CV; el MAN, con el D26 de 12,4 litros y 440 CV; o el Volvo, con su motor D13 de 12,8 litros y 460 CV. Respecto a Renault e Iveco, apuestan por mecánicas más ligeras: la marca francesa con el DTi 11, de 10,8 litros y una potencia de 469 CV, y la firma italiana con el Cursor 11, de 11,1 litros y una potencia de 460 CV.


Características de las cabezas tractoras. Tipos de cabina

Las cabezas tractoras son habitualmente empleadas para el transporte de largas distancias, puesto que permiten arrastrar semirremolques con gran capacidad de carga, lo que resulta una solución más rentable. Para las tractoras que disponen de 4x2 o 4x4 ejes, la MMA máxima es de 19 toneladas. Para cabezas tractoras de 6x6, 6x4 o 6x2, el MMA es de 26 toneladas. Finalmente, para cabezas más excepcionales como la 8x4, el MMA es de 32 toneladas.

Equipadas en su mayoría con un motor diésel turbocompresor, y con la velocidad máxima limitada a 90 km/h, las cabezas tractoras tienen por lo general dos tipos de cabinas: cabinas avanzadas y cabinas convencionales. La cabina avanzada o ""plana"", cuyo motor está ubicado bajo la cabina, es la configuración más extendida en Europa, y puede ser fija o basculante.

La cabina convencional o ""alargada"" es más común en Norteamérica, donde las carreteras son más amplias y la normativa sobre las dimensiones de los vehículos articulados no es tan estricta. Para suerte de las empresas y profesionales del transporte, existe un amplio catalogo de cabezas tractoras en el mercado de vehículos de segunda mano; muchas de ellas de las marcas que lideran la industria, como Volvo, Mercedes-Benz, MAN, DAF, Iveco o Renault Trucks.


Camiones más seguros y menos contaminantes

Como se ha comentado antes, las potencias de 440 a 500 CV se están imponiendo, al igual que los cambios automáticos de última generación equipados con diversas funciones, especialmente destinadas al ahorro de combustible. Son evidentes las mejoras en los equipamientos y la aerodinámica, además de incorporar una serie de dispositivos inteligentes, como el control de crucero predictivo, que utiliza la última tecnología GPS para determinar la localización exacta del vehículo y saber así qué condiciones de conducción se deben tomar en cuenta en los próximos kilómetros.

Llama la atención que las cabezas tractoras más vendidas, también en el mercado de vehículos usados, son las que alcanzan el rango Euro 6 anticontaminante, con el uso de aditivos especiales y sistemas de catalización selectiva, lo que resulta una clara evidencia sobre lo que depara el futuro en cuestiones medioambientales. En materia de seguridad, la normativa europea está revisando el tamaño de las cabinas de las cabezas tractoras para tratar de que los camiones sean cada vez más aerodinámicos y seguros, con especial énfasis en aumentar la visibilidad de los conductores. Por tanto, el diseño de las cabinas bajas se está imponiendo cada vez más, puesto que, según los expertos, amplían el campo de visión directa, reduciendo drásticamente los ángulos muertos.

Volver arriba