Carretillas elevadoras

Se denominan carretillas elevadoras a las máquinas de tracción motorizada que se desplazan por el suelo para transportar, levantar y colocar diferentes cargas. Su uso es meramente industrial, sobre todo en naves, almacenes y tiendas para transportar palés cargados de materiales, con la idea de acomodarlos fácilmente en estanterías, ahorrando de ese modo horas de trabajo manual por parte de los operarios.


Una historia ligada al desarrollo industrial: fabricantes y modelos más destacados

Las carretillas elevadoras son las máquinas de transporte más usadas en la historia de la industria. De hecho, ya existían modelos rudimentarios a mediados del siglo XIX, época en la que se echaba mano de sencillos montacargas que solo se componían de un cable y un soporte. Posteriormente, se sucedieron artilugios más elaborados y eficaces, hasta 1913, año en el ya se empezó a utilizar carretillas con motor eléctrico, a las que se les incorporaron las horquillas después de la Primera Guerra Mundial. A partir de aquí, las mejoras y avances han sido constantes hasta llegar a la era moderna, donde los diseños de las carretillas elevadoras aún siguen evolucionando.

Muchos fabricantes de carretillas elevadoras trabajan duro para conseguir la cuota más elevada posible del mercado. Para ello, intentan mejorar sus fortalezas y ajustarse a los requerimientos actuales, intentando ofrecer un valor añadido respecto a las demás firmas. El uso de carretillas elevadoras es tan global, que existe un gran número de marcas en la actualidad, las cuales tienen acceso a las últimas tecnologías, por lo que estos medios de transporte y almacenamiento industrial son cada vez más fiables.

Fabricantes de carretillas elevadoras como Linde, Caterpillar, Toyota, Hyster, Jungheinrich, Still, Hyundai, Manitou, Nissan o Yale se han hecho un hueco en el mercado, aportando soluciones eficientes para las empresas. Estas y otras marcas están presentes en el mercado de segunda mano, por lo que cualquier profesional o empresa puede adquirir algunos de sus modelos más destacados a un precio más atractivo.

Las carretillas de Caterpillar se han posicionado en un lugar prominente dentro de la industria; así es el caso de los modelos DP25N y GP30N-MC. Linde también es sinónimo de fiabilidad con carretillas muy funcionales como la E48P o la H16T. Por su parte, Toyota tiene gran relevancia en el mercado de ocasión gracias a las grandes ventas que generan modelos como el Toyota 7FBMF25 o el 7FBMF30.


Tipos de carretillas elevadoras

Al igual que existen diferentes tipos de automóviles o motocicletas que se ajustan a diferentes necesidades, con las carretillas elevadoras sucede lo mismo. Es decir, cada modelo puede resultar más adecuado en función del uso que se le vaya a dar. Nadie circularía con un Ferrari por caminos rurales, del mismo modo que una moto de trial no es adecuada para el entorno urbano.

En el ámbito de las carretillas de segunda mano, los profesionales de la logística tienen distintas necesidades dependiendo del tipo de carga, de las horas de uso o de las características de sus instalaciones. Existen varios tipos de carretillas elevadoras en el mercado actual: carretillas elevadoras contrapesadas, carretillas elevadoras contrapesadas de tres ruedas, carretillas retráctiles, carretillas elevadoras de carga lateral y carretillas Teletruck.

Las carretillas elevadoras contrapesadas son las más comunes, e incorporan horquillas regulables en la parte frontal del vehículo. La característica más destacada es su capacidad para manipular cargas pesadas, por lo que disponen de un contrapeso en la zona posterior. Las carretillas elevadoras contrapesadas de tres ruedas son una variante del modelo anterior, cuya principal diferencia es que solo tiene una rueda de tracción situada en la parte central de la zona trasera. Este tipo de carretilla es ideal para superficies más reducidas, ofreciendo una gran capacidad de maniobra.

Las carretillas retráctiles pesan menos que las contrapesadas y pueden operar en pasillos más estrechos, ofreciendo un mayor rendimiento. Se trata de máquinas eléctricas que efectúan los desplazamientos y las maniobras de elevación y giro retrayendo el mástil. Algunos modelos permiten levantar la carga a más de diez metros de altura.

Por su parte, las carretillas de carga lateral son las más apropiadas para el manejo de cargas largas o anchas, como tuberías o vigas de madera, puesto que, al trasladar la carga desde un lado del vehículo, pueden moverse con material de gran longitud por pasillos estrechos. Finalmente, las carretillas teletruck incorporan una pluma telescópica, prescindiendo del mástil vertical. Su mecanismo es más complejo que el de las carretillas contrapesadas, por lo que son más costosas.


Ergonomía, seguridad y facilidad de uso

Sin duda, las carretillas elevadoras son fundamentales para la gestión de almacenes. A día de hoy, presentan grandes innovaciones que las convierten en herramientas aún más eficientes. Toyota, Caterpillar, Hyster o Linde son algunos de los fabricantes que invierten cada año en investigación y desarrollo.

Gracias a ello, los ingenieros han llevado a cabo notables mejoras, creando carretillas inteligentes a partir de sistemas electrónicos, lo que los dota de mayor ergonomía y facilitan en gran medida su uso por parte de los operarios. Un hito importante ha sido el diseño de la dirección E-man de Toyota, que se caracteriza porque el timón se puede desplazar a ambos lados de la carretilla, lo que proporciona mayor maniobrabilidad y visibilidad.

La cabina inclinable es un nuevo avance que han adoptado también algunos fabricantes para sus modelos. Esta alternativa es muy útil para las carretillas que operan en niveles elevados, mejorando la visibilidad de los operarios sin necesidad de doblar el cuello y de adoptar posiciones antinaturales. Además, algunas carretillas de última generación incorporan sensores de infrarrojos que detectan la presencia de otras carretillas o peatones, emitiendo una alerta sonora para evitar colisiones.

Este sistema resulta ideal para entornos donde existe mucha circulación y actividad. En los últimos años se ha mejorado mucho la ergonomía, la funcionalidad y la seguridad de las carretillas elevadoras, y el mercado de vehículos de segunda mano es una alternativa muy ventajosa en materia económica para las empresas, puesto que tienen a su alcance múltiples modelos a precios muy asequibles.

Volver arriba