Carretilla retráctil

Historia de la carretilla retráctil

La historia de este equipo es, en parte, la misma que la de las carretillas convencionales, ya que los modelos retráctiles no son más que una variación de un dispositivo de gran popularidad. El primer modelo de carretilla se diseñó gracias a Waterman en 1851. La sencillez de los primeros ejemplares resultaba bastante evidente, aunque ya se conseguía facilitar en mucho la manipulación de grandes cantidades de carga sin el menor de los problemas.


Empleo de nuevas tecnologías

Con el paso del tiempo, las carretillas alcanzaron un nivel de sofisticación mayor consiguiendo que su utilidad y potencia creciesen enormemente. La aplicación de sistemas hidráulicos para el levantamiento de mercancías, el empleo de contrapesos para regular su estabilidad y otros avances similares son los que han propiciado que hoy en día las carretillas retráctiles se adapten a cualquier espacio de almacenamiento, permitiendo que el trabajo sea más eficiente, cómodo y seguro.


Principales constructores de carretillas retráctiles

Hay firmas que cuentan con una amplia experiencia en el diseño y la fabricación de estos modelos. Así, algunas marcas son las que están más representadas en el mercado de vehículos de segunda mano, algo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que son las que cuentan con la máxima confianza de los profesionales. Uno de los grandes diseñadores de carretillas de este tipo es Jungheinrich, empresa que dispone de un amplio catálogo y que siempre ha ofrecido soluciones eficaces y muy potentes. Yale es otra firma que puede presumir de haber puesto en el mercado de ocasión alguna carretilla retráctil que puede contarse dentro de la lista de los mejores modelos de la actualidad. Still o Toyota son también firmas que han sido reconocidas con el respeto de los grandes profesionales de la logística y el almacenamiento, por lo que sus carretillas retráctiles suelen ser muy fiables y eficientes en el trabajo diario.


Modelos más destacados

El mercado de vehículos de segunda mano cuenta con una buena variedad de modelos de carretilla retráctil, aunque siempre hay algunos que destacan por encima de los demás. Por ejemplo, la ETV 110 de Jungheinrich es una carretilla muy popular en los almacenes en los que el tamaño es un problema, ya que cuenta con unas dimensiones muy compactas que son difíciles de encontrar en otros vehículos similares. La Still FM-X es otro modelo de importancia reseñable. Esta carretilla alcanza una elevación de hasta 13 metros, mostrando una insuperable versatilidad y una potencia más que alta, por lo que se cuenta como otro de los modelos que sobresalen en el sector.


Un diseño que apuesta por la eficiencia

La carretilla retráctil es un equipo muy específico que debe contemplarse en condiciones muy concretas. Estas carretillas suelen ofrecer menores capacidades de carga que los modelos convencionales, aunque aportan la ventaja de ser realmente compactas. El secreto de su escaso tamaño se encuentra en el sistema retráctil que oculta los mástiles de trabajo gracias a un sistema hidráulico. Así, estas carretillas son capaces de moverse por espacios estrechos o tomar curvas cerradas en almacenes de todo tipo. Además, su combinación con los mástiles extensibles en altura convierten a la carretilla retráctil en todo un adelanto para el sector del almacenamiento.


Diferentes configuraciones

Como regla general, estos equipos suelen alimentarse con motores eléctricos accionados por distintos tipos de baterías de alto rendimiento. En lo que sí que difieren los distintos modelos es en su diseño. Las carretillas más comunes de este tipo son las que tienen carga fija frontal. Es decir, sus mástiles están situados en la zona delantera del vehículo ofreciendo una operatividad similar a la de otras carretillas. Una variación de estas son las de carga lateral. En esos sistemas, el operario puede accionar la carretilla para que gire sobre sí misma con el fin de colocar los mástiles en uno de sus laterales, dando un extra de versatilidad al conjunto que es muy apreciado en distintos tipos de almacén.


Conclusión

Todas las anteriores características explican a la perfección la importancia que puede llegar a tener una carretilla retráctil en aquellos almacenes en los que los espacios estrechos son habituales. Así, el mercado de vehículos de segunda mano cuenta con modelos de las principales firmas que se mantienen en perfecto estado, y es que otra de las cualidades de estos equipos industriales es que presentan diseños robustos muy eficientes.

Volver arriba