Arreglar los arañazos del coche

cuidado-pintura-coche

¿Es importante arreglar los arañazos del coche?
Arreglar los arañazos del coche es una función de mantenimiento o limpieza del automóvil que suele relacionarse, normalmente, con la estética del vehículo. Este aspecto, que sin duda es fundamental para cualquier propietario de un coche, no es el único que puede beneficiarse de una reparación de las rayas que existan en la carrocería. En muchas ocasiones, los pequeños desperfectos superficiales son la puerta de entrada a la corrosión o al óxido que pueden llegar a complicar bastante una situación aparentemente inocua. Así, se debe controlar cuidadosamente la superficie de un vehículo por el bien de todo el conjunto, por lo que nunca está de más conocer algunos trucos para saber cómo reparar arañazos en el coche.

Cómo disimular pequeños arañazos en el coche
Este es el caso más sencillo de tratar. Las diminutas rayas que se producen alrededor de las manillas de las puertas o en zonas en continuo uso se deben a pequeñas agresiones que no suelen afectar más allá de la laca o el barniz que recubre la pintura del vehículo. Disimular rayas en el coche es una tarea sencilla que previene problemas posteriores más graves. En muchas ocasiones, basta con limpiar, secar y encerar a conciencia la carrocería para eliminar estas marcas. No obstante, existen algunos productos creados especialmente para quitar las rayas superficiales con mucha facilidad.

Cómo reparar pequeños arañazos del coche
Si el arañazo de la carrocería es un poco más profundo y daña tanto el barniz como la pintura misma, se deben tomar otra serie de medidas. Arreglar los arañazos del coche que son más intensos pasa por pulir ligeramente la zona en la que se encuentre esta agresión. Es conveniente lijar suavemente la carrocería afectada con una lija de grano 2.000 y lavarla posteriormente. La tarea continúa con la aplicación de un producto especial para pulir superficies metálicas pintadas. Hay que esparcir el líquido y dejar que actúe durante unos minutos para que su acción abrasiva haga más sencillo el resto del proceso. Posteriormente, conviene usar una pulidora mecánica -con un trapo sería mucho más costoso- para ir quitando los rastros del líquido aplicado. El pulido es un momento delicado, ya que si se aplica demasiada fuerza en un mismo punto se puede llegar a arañar la carrocería de forma permanente. Lo mejor para evitar esta situación es usar la herramienta a baja potencia y moverla continuamente por la zona afectada durante no más de 1 minuto. Lavar una vez más y encerar la zona de trabajo son los pasos para terminar el proceso.

Pintar arañazos del coche
Esta es la última forma de arreglar los arañazos del coche y sirve para tratar aquellos que son más profundos y en los que ha habido una pérdida de pintura importante. Se basa en el uso de unos kits que combinan una masilla especial para tapar la raya, además de una cera que se combina con el color de la carrocería del vehículo a reparar. También se puede acudir a un taller profesional si los daños son muy graves, ya que aunque se trata de una opción menos económica, asegura un resultado excelente.

Volver arriba