Compra un Vehiculo Accidentado segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Por vehículo o automóvil accidentado se entiende
aquel que en un accidente ha sufrido daños que mermen su
valor. Jurídicamente hablando se contempla como accidente
cualquier suceso que haya causado daños permanentes de forma
repentina, involuntaria y por fuerza mecánica. El importe
mínimo de daños para que un suceso sea
considerado como accidente es de 200 euros. Sin embargo, el vendedor de
un vehículo está obligado a informar al comprador
de cualquier daño en el vehículo que supere los
1.500 euros. Por consiguiente, se suele considerar como
vehículo accidentado aquel que presente daños por
accidente que asciendan a más de 1.500 euros.

Un vehículo accidentado sigue considerándose como
tal aunque ya se hayan reparado los daños. Por este motivo,
a la hora de comprar un vehículo de estas
características, sería conveniente informarse
sobre el aspecto que presentaban los daños y de
cómo fueron reparados. Así pues, quien quiera
vender un vehículo accidentado debería documentar
los daños y la reparación de forma exhaustiva
para poder presentarlo al comprador. La sinceridad y la confianza son
de suma importancia tanto si se compra como si se vende un
vehículo accidentado. Si el vehículo accidentado
se reparó de forma profesional, su calidad podría
equipararse con la de un vehículo de segunda mano normal,
convirtiéndose en una buena alternativa.

Si los daños no fueron reparados por profesionales, el
precio de venta debería ser considerablemente menor que el
de un automóvil de segunda mano equiparable. Lo mismo se
aplica en caso de que los daños en el vehículo no
hayan sido reparados todavía. Para los amantes del
automóvil y los "manitas", un automóvil
accidentado que todavía presente daños
también representa una alternativa económica a un
vehículo de segunda mano normal.