Porsche 911 de segunda mano o nuevo. Comprar Porsche 911 ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Con el Porsche 996 comienza la nueva era de los 911

Más grande y más cómodo y con una técnica y una estética completamente renovadas. Así es como el fabricante de deportivos de Stuttgart Porsche presentó en 1997 la nueva serie de su buque insignia, el Porsche 911. Oficialmente, la nueva generación de este clásico que se fabrica desde 1963 en Zuffenhausen se presentó como Porsche 996. Hasta el fin de su producción en 2006 se convirtió en la serie del Porsche 911 con más éxito de la historia. En comparación con su predecesor, el Porsche 993, el nuevo modelo del 911 creció en casi 20 centímetros hasta alcanzar aproximadamente 4,44 metros de longitud. La batalla se amplió en 8 centímetros hasta los 2,35 metros. Con estas dimensiones, el Porsche 996, disponible en versión coupé, cabrio y targa, pesaba, dependiendo de la carrocería, hasta 200 kilos más. Coincidiendo con su estrategia de consolidar el Porsche 911 como deportivo con excelentes prestaciones de confort para viajes largos y uso cotidiano, los de Stuttgart dieron continuidad a una evolución que ya había comenzado con el Porsche 993.

Estreno de motores con refrigeración por agua en el Porsche 996

Con el Porsche 996 la casa consiguió pasar de aquellos deportivos de calle que hasta los años 80 presentaban un equipamiento más bien espartano a un deportivo muy en la línea del Gran Turismo italiano, con dinámica deportiva y lujo interior, sistemas de a bordo electrónicos e indicadores digitales, así como un cambio de seis velocidades opcional con un cambio automático Tiptronic muy fácil de usar. Al mismo tiempo, Porsche se despedía con la nueva serie de los motores de refrigeración por aire montados hasta ese momento y que habían caracterizado la historia del 911 durante más de treinta años. En el Porsche 996 se probaron por primera vez los motores bóxer con refrigeración por agua que ya se utilizaban desde el año 1997 en todos los 911 de las versiones Carrera y Turbo, así como en su sucesor, el Porsche 997.

En 2004 se presenta el modelo superior del Porsche 996: el Turbo S

En el año 2000 Porsche presentó el modelo superior (Turbo) de tracción integral y 308 kW (420 CV), es decir tres años después del lanzamiento al mercado del primer Porsche 996 cuya primera versión, denominada Carrera, estaba equipada con un motor de 3,4 litros y contaba con una potencia de 221 kW (300 CV). En 2002, los modelos Carrera se equiparon con un motor más potente de 3,6 litros que desarrollaba una potencia de 235 kW (320 CV).  En el año 2004 la gama de motorizaciones se amplió con el Turbo S que, gracias a sus 331 kW (450 CV) de potencia, se alzaba con el primer puesto de la gama de los 911.

La nueva generación del 911 ofrece el famoso «rendimiento Porsche»

Mientras que las versiones Targa y Carrera del Porsche 996 sólo estaban disponibles con tracción trasera, los modelos Carrera 4 y Carrera S se podían encargar, de forma opcional, con la misma tracción integral que montaba de serie el Porsche Turbo. Estos modelos aceleraban de 0 a 100 km/h en aproximadamente 5,0 segundos y alcanzaban velocidades máximas de hasta 285 km/h. El Porsche 996 Turbo S superaba la marca de los 100 km/h en 4,2 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de hasta 307 kilómetros por hora.

Porsche presenta los modelos GT para los puristas deportivos

Sólo los modelos GT2 y GT3 fabricados en edición limitada sobre la base del Porsche 996 entre 1999 y 2000, así como entre 2003 y 2005, lograban obtener un rendimiento similar. Los GT, desprovistos de gran parte de su confort y del asiento trasero y con pocos sistemas electrónicos de ayuda que intervinieran en la conducción, desarrollaban 264 kW (360 CV) o 355 kW (483 CV) en el caso del GT2 (a partir de 2003), el cual alcanzaba una velocidad máxima de 319 km/h. Mientras que los Porsche 911 GT2 y GT3 con alerón trasero fijo no parecían diferenciarse casi del Porsche 996 Turbo, el GT3 RS (homologado también para carreras profesionales) presentaba un verdadero aspecto de coche de carreras gracias a sus bandas laterales de colores sobre pintura blanca, así como a sus llantas lacadas en rojo o azul.