Compra tu Peugeot 204 en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Peugeot 204, un clásico entre los clásicos

Si existe un modelo clásico que jamás pasará de moda, ese es el Peugeot 204. Con sus casi cincuenta años, este vehículo es historia activa de la mítica marca francesa, y no solo por haber estado presente en casi un cuarto de vida de la firma, sino porque en este modelo se introdujeron por primera vez mejoras fundamentales para todos los coches del futuro. Un claro ejemplo de ello son los frenos de disco que fueron implantados por primera vez por la marca en este modelo. Su fabricación se llevó a cabo entre los años 1965 y 1976, llegando a convertirse en el modelo más vendido en Francia durante los años 1969 y 1971. Con el tiempo, este clásico se ha vuelto una codiciada pieza en los mercados de coches de segunda mano, por su historia y belleza.

Su desarrollo, clave para entender los coches modernos

La forma en la que la firma francesa decidió montar los motores del Peugeot 204 fue decisiva a la hora de su desarrollo, y por supuesto, del desarrollo de muchos de los modelos actuales. Al ser montados transversalmente, se incrementó notablemente el espacio para los pasajeros. Peugeot aprendió pronto la lección y tomó de este modo al Peugeot 204 como base para las siguientes generaciones. Así, y para llenar el vació dejado por este modelo, la firma lanzó posteriormente el Peugeot 304, una evolución lógica del Peugeot 204.

Muchas variantes para este clásico

El Peugeot 204 contó con dos motores diferenciados. Por un lado, un motor de gasolina de 1130 cc., y otro diésel de mayor cilindrada, concretamente con 1357 cc. A pesar de ser coches antiguos con motores antiguos, este modelo posee un rendimiento más que decente, siendo además una verdadera joya a la hora de consumir pocas cantidades de combustible. Por otra parte, cabe destacar la gran cantidad de carrocerías que sacaron al mercado del Peugeot 204, entre las que destacaron la berlina, el coupé, o el cabriolet.

Una buena muestra de la gran acepción que tuvo este vehículo fue la gran cantidad de unidades que se vendieron de primera mano, superando el millón y medio de unidades. Por tanto, y dado que ya no están disponibles para su venta de primera mano, el mercado de coches usados se convierte en la única vía para alcanzar el sueño de poseer uno de los grandes clásicos del mundo del motor.