Mercedes-Benz SLR de segunda mano o nuevo. Comprar Mercedes-Benz SLR ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

Los expertos de Mercedes Benz y McLaren, su socio en Fórmula 1, desarrollaron el Mercedes SLR McLaren a lo largo de 4 años antes de que en 2004 saliera a la venta una edición limitada de 3.500 unidades. La casa de la estrella considera al Mercedes SLR McLaren el sucesor del legendario Mercedes 300 SLR, un deportivo de carreras de los años 50. En verano de 2006 la gama de SLR se amplió para dar la bienvenida a un modelo especial con unas prestaciones ligeramente mejoradas, el Mercedes SLR McLaren 722, denominado así por el número de competición del 300 SLR ganador de la Mille Miglia.

El Mercedes SLR «normal» viene equipado con un motor turbocompresor V8 con una cilindrada de 5.439 ccm y 626 CV. Este propulsor impulsa al Mercedes SLR de más 1.700 kg de peso en 3,8 segundos de 0 a 100 km/h. Transcurridos 28,8 segundos se supera la barrera del sonido de 300 km/h. El sistema de frenos del Mercedes SLR está compuesto por discos de freno cerámicos de alto rendimiento, así como un spoiler trasero que se despliega una vez superados los 95 km/h para conseguir una mejor adherencia al suelo, aunque en caso de frenada se levanta hasta configurar un ángulo de 65º cuyo objetivo es frenar aún más al Mercedes SLR. Muchos críticos se burlan de ese vergonzoso chirriar de los frenos, pese a la incorporación de la tecnología más moderna. Sin embargo, esto se debe a que los materiales, que se han tomado prestados de la Fórmula 1, deben alcanzar primero una determinada temperatura de funcionamiento para poder funcionar de forma óptima, algo que el Mercedes SLR no suele alcanzar en circulación normal.

A más tardar una vez dentro del habitáculo del Mercedes SLR uno se da cuenta de que se trata de un automóvil de 435.000 euros. Tras la apertura de las alas de gaviota encontramos asientos de carbono de regulación eléctrica y tapizados en cuero, volante multifunción, sistema de sonido Bose, teléfono, climatizador, programador de velocidad, sistema de navegación y un cambio automático de 5 velocidades, en el que se pueden ajustar tanto el régimen de cambio como los tiempos de reacción. Estos detalles revelan a los entendidos que el Mercedes SLR McLaren fabricado a mano no es un deportivo en el más puro sentido de la palabra, sino que, al fin y al cabo, se trata de un Mercedes. En otros superdeportivos resultaría imposible encontrar, por ejemplo, un climatizador o algún componente similar. Por desgracia, no todo es tan noble como la reputación del Mercedes SLR McLaren. En el salpicadero se pueden ver realmente materiales y piezas de decoración procedentes de la gama SL de producción en serie. Además, la radio no se puede apagar una vez conectado el sistema de navegación. Errores que no tienen cabida en un coche que pretende ganarle terreno al Porsche Carrera GT y al Ferrari Enzo.