Compra un Jeep segunda mano al mejor precio en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

En un principio Jeep no era realmente una marca


La legendaria marca de automóviles Jeep pertenece al grupo Daimler Chrysler. Al igual que el resto de submarcas de Chrysler, pasó a formar parte del grupo tras la fusión en 1998 de los dos imperios del automóvil Daimler y Chrysler.


En un principio Jeep no era realmente una marca, más bien era el nombre con el que se conocía a los vehículos militares fabricados por, entre otros, Ford y Bantam, para el ejército americano durante la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, Jeep o también SUV (Sport Utility Vehicle) son conceptos genéricos con los que se designan a los vehículos con tracción en las cuatro ruedas para el transporte tanto de personas como de mercancía. Por lo tanto, Jeep más que una marca era un tipo de vehículo industrial encargado por el ejército americano y cuya producción pasó por varias manos, antes de que se encargara a DaimlerChrysler.


El origen del nombre Jeep


Circulan muchas leyendas alrededor del origen del nombre Jeep. La hipótesis favorita y más creíble es que este nombre se debe a la pronunciación en inglés de las letras "GP", es decir "General Purpose" (multiusos). Otros sostienen que su nombre se tomó de uno de los personajes que aparecían en los dibujos animados de Popeye, el perro "Eugene the Jeep"; éste podía atravesar paredes, trepar árboles, volar y hacer todo lo que prometía o se esperaba de este mágico vehículo. La verdad es que el nombre se estableció unos 20 años antes, durante la Primera Guerra Mundial, y luego se utilizó también para denominar a los vehículos militares: se llamaba "Jeep" a los reclutas o a los vehículos nuevos recién salidos de la fábrica.


El uso del Jeep como vehículo militar


Es decir, antes de ser una marca, Jeep arrastraba ya una larga historia como vehículo militar. Fue concebido para sustituir a las motocicletas que servían de vehículos de enlace para transmitir mensajes entre las diversas unidades del ejército americano. El ejército solicitó a los fabricantes americanos de automóviles que diseñasen un vehículo multiusos compacto con cuatro ruedas, a lo que las empresas reaccionaron presentando los siguientes prototipos: el "Quad" de Willys Overland, el "Blitzbuggy" de American Bantam Car Co. y el "GP" de Ford. El proceso de desarrollo fue constante con el fin de satisfacer los requisitos del ejército, especialmente en lo que respectaba a la reducción de peso. Finalmente, Willys se impuso con el estándar del automóvil solicitado, aunque se incorporaron algunas características de los otros dos. En 1941 Willys recibió un pedido de 16.000 vehículos. El mismo año se amplió la fabricación a Ford para poder incrementar la producción. Pero no sólo las fuerzas armadas americanas, sino también las francesas y holandesas, incluso la Armada Roja, utilizaron el Jeep durante la Segunda Guerra Mundial.


El Jeep militar se convierte en un Jeep para civiles


Ya durante esta contienda incluso personas civiles empezaron a utilizar el Jeep como vehículo de trabajo. Se vendieron los vehículos excedentes del ejército y se repararon los vehículos destinados al desguace para ser usados en el campo y en pequeñas empresas; la población civil supo apreciar asimismo su fácil manejo, así como lo baratas que resultaban las reparaciones.


Willys, como primer propietario de la marca Jeep, fabricó a partir de 1941 el "Civilian Jeep", es decir, un Jeep para civiles. A partir de 1945 la tarea principal del fabricante alemán Volkswagen y del francés Hotchkiss fue el mantenimiento de Jeeps por orden de las fuerzas armadas americanas. Otros fabricantes europeos copiaron el concepto. Por ejemplo en Gran Bretaña se fabricó el prototipo original del Land Rover utilizando como base componentes esenciales de Jeep. También el fabricante italiano Fiat sacó al mercado su propio Jeep con la serie Campagnola, e incluso el noble Alfa Romeo fabricó un todoterrenos que en 1952 ganó la Mille Miglia.


La marca Jeep pasa por muchas manos hasta que finalmente Chrysler se hace cargo de la empresa


En 1953 la marca Jeep pasó a ser propiedad del fabricante Kaiser ("Kaiser Jeep") y en 1970 cayó en manos de American Motors (AMC), hasta que finalmente en 1987, Chrysler se hizo cargo de la empresa y del Jeep Wrangler diseñado por AMC para incorporar la marca legendaria en la producción de uno de los fabricantes de automóviles mundialmente conocido y de mayor renombre.


Ahora, sesenta años después del final de la Segunda Guerra Mundial, la marca Jeep sigue siendo sinónimo de potencia, agilidad y ligereza, así como de un cierto estilo que se relaciona con libertad y aventura. Ni los embotellamientos en la ciudad, ni los minúsculos aparcamientos, ni las callejuelas de los cascos antiguos europeos impiden a los amantes empedernidos de Jeep seguir convirtiendo en realidad su sueño automovilístico.

Mehr anzeigen