Ford Fusion de segunda mano o nuevo. Comprar Ford Fusion ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Ford Fusion es el primer minimonovolumen de Ford

En 2002 el fabricante de automóviles Ford introdujo en el mercado su primer minimonovolumen, el Ford Fusion. El concepto de este vehículo estaba orientado, sobre todo, a un uso práctico en el día a día. Para los constructores, esto significaba que debían desarrollar un utilitario con buena maniobrabilidad, una posición de conducción elevada y amplias posibilidades de carga. Los ingenieros utilizaron el pequeño Ford Fiesta como base para el Fusion. Sobre ésta desarrollaron una carrocería de casi 1,50 metros de altura que garantizaba una enorme libertad de movimiento a la altura de la cabeza y que, con una longitud de más de 4 metros, ofrecía suficiente espacio para cinco pasajeros además de un volumen de carga de 340 litros en su parte trasera. Gracias a una mayor distancia al suelo también se logró una posición de conducción más elevada para los ocupantes, de forma que dentro del Ford Fusion se creaba una sensación de espacio equiparable a la de un monovolumen compacto. Su producción tenía lugar en la fábrica de Ford situada en Colonia, desde donde el Ford Fusion se exportaba a medio centenar de países de todo el mundo.

Revisión del Ford Fusion en 2005

El Ford Fusion, fabricado exclusivamente en versión 5 puertas, fue sometido en 2005 a una pequeña revisión que trajo consigo principalmente modificaciones en los intermitentes y el equipamiento interior. El minimonovolumen de Ford se fabricaba en cinco líneas de acabado diferentes: «Style», «Trend», «Elegance», «Fusion Plus» y «Fusion Calero», ésta última con un aspecto todoterreno, así como con cinco motorizaciones distintas.

Los motores gasolina del Ford Fusion

Los modelos de acceso estaban equipados con un motor de 1,25 litros y 55 kW (75 CV) con un consumo medio de 6,4 litros de gasolina (152 g/km de CO2), así como un propulsor de 1,4 litros y 59 kW (80 CV) que presentaba unas cifras de consumo y emisiones de CO2 similares. El gasolina más potente era el Ford Fusion de 1,6 litros y 74 kW (100 CV), equipado con un cambio manual de cinco velocidades o con un cambio automático de cuatro velocidades. Según el tipo de cambio elegido, el Ford Fusion registraba un consumo medio aproximado de 6,6 litros de gasolina súper a los 100 km, lo que tenía como resultado unas emisiones de CO2 de 157 g/km.

Sin filtro de partículas de serie en los motores diésel

En su variante diésel, el Ford Fusion se comercializaba con un motor de 1,4 litros y 50 kW (68 CV) y con un motor de 1,6 litros y 66 kW (90 CV). Ambos propulsores consumían una media de 4,5 litros de combustible a los 100 km. Las emisiones de CO2 se cifraban en 120 g/km. Las mecánicas diésel estaban gestionadas por un cambio manual de cinco velocidades. El Ford Fusion no ha contado nunca con un filtro de partículas de hollín de serie.