Compra tu Ford Edge en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Ford Edge es un todoterreno del segmento D fabricado por la empresa americana Ford. Su presentación tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Detroit de 2006, y puesto a la venta en octubre de ese año. Utiliza la misma plataforma que los turismos Mazda 6, Ford Fusion, Mercury Milan y Lincoln MKZ, y los todoterrenos Lincoln MKX y Mazda CX-9. Sus rivales principales son los Chevrolet Captiva, el Hyundai Santa Fe, el Kia Sorento y el Mazda CX-7.

Este vehículo de Ford está en el mercado estadounidense desde 2006, fue presentado en el Europa en el Salón de París 2014 y sus ventas en España acaban de comenzar. El Ford Edge es el sucesor del Ford Kuga y la intención de la marca es situarlo como una alternativa premium de gama alta. Estará más equipado que el propio Kuga o el Ford Ecosport, ya que el fin de Ford es competir con vehículos como el BMW X3 o el Audi Q5. Su progresión en el mercado de la segunda mano será grande, puesto que se podrá conseguir un vehículo de grandes prestaciones a precios asequibles.

Hacerse un hueco entre los SUV Premium

El Ford Edge es el SUV más grande de la familia Ford y ha desembarcado en el mercado automovilístico con el fin de hacerse un hueco entre las variantes del segmento Premium. Junto al Kuga y al EcoSport formará parte de la gama de SUV de la marca del óvalo. Pese a que está en Estados Unidos desde 2007 y se ha convertido en un referente en el país, cabe destacar que se trata del primer vehículo de la marca americana que incorpora una serie de tecnologías como la dirección adaptativa. Además, incluye un sistema adaptativo de atenuación de ruido y cámara de visión frontal.

Estéticamente, el Ford Edge cuenta con una apariencia visual muy contundente. Su prominente parrilla es una de sus señas de identidad, como también lo son los faros delanteros LED, tecnología que también se emplea en las luces traseras. También llama la atención por las enormes llantas de 20 pulgadas que incorpora este modelo.

Motores y versiones, entre sus grandes bazas

La oferta de motorización del Ford Edge se reduce a las versiones diésel, y desde su lanzamiento en el mercado automovilístico europeo ha renunciado a los bloques EcoBoost de alta cilindrada que, sin embargo, sí que forman parte de la oferta estadounidense. Así, se reducirá a dos alternativas, con el denominador común del mismo bloque de dos litros TDCI.

El Ford Edge oferta dos motores turbodiésel basados en el bloque 2.0 DuraTorq TDCi. Uno contará con 180 CV (con 400 Nm de par motor) y cambio manual de seis velocidades, y, el otro, el otro, 210 CV (450 Nm) que se gestionan con una transmisión automática PowerShift de seis marchas. En ambos casos cuenta con tracción es total y su consumo medio mínimo previsto oscilará en torno a los seis litros.

Equipamiento de serie para un Premium

Una de las características del Ford Edge es que la marca del óvalo no contempla fabricar una versión de lujo, como sucede con modelos con el Mondeo o el S-Max, pero, eso sí, destaca por el equipamiento de serie que incorpora con grandes novedades como la dirección eléctrica adaptativa, que suponen una ayuda a la conducción, reduciendo el esfuerzo para hacer manobras de entre el 30% y el 40% el esfuerzo a la hora de aparcar, y hasta un 10% la distancia de frenado.

Además, incorpora faros con tecnología led, sistema de cancelación de ruido (con tres micrófonos que captan el sonido en el habitáculo y un procesador que genera una señal sonora inversa para anular la del ruido), un programador de velocidad activo, que incluye el aviso de posible colisión, frenada automática de emergencia en ciudad o un sistema de airbag integrado para los cinturones traseros, entre otras novedades.

Diseño interior poco espacioso

Pese al diseño exterior, que parece ofrecer una visión más amplia del Ford Edge, su interior está concebido solo para cinco ocupantes. Eso sí, ofrece unas líneas suaves y poco recargadas, y emplea materiales técnicos en el salpicadero combinados con la piel de sus asientos. El diseño de la gran pantalla táctil multifunción ayuda a sofisticar aún más este aspecto. Incorpora una cámara de visión delantera que ofrece una vista de 180 grados, lo que ayuda a la visibilidad en los cruces, y otra trasera, que va unida al sistema de aviso si hubiera alguien detrás del vehículo en el que no reparase el conductor.

Cuenta también con un sistema de aparcamiento semiautomático y un sistema para mantenerse en el Carril que usa una cámara frontal para examinar el camino que hay delante. Si te sales de tu carril, el volante vibra y aplica tracción para avisarte que debes dirigir el vehículo a tu carril otra vez. También cuenta con detección de obstáculos en el ángulo muerto, reconocimiento de algunas señales de tráfico, asientos delanteros ventilados y calefactados, calefacción en el volante y apertura sin manos del portón (es suficiente con pasar el pie por el sensor situado debajo del paragolpes trasero, para que se abra. El control de velocidad adaptable disponible puede detectar tráfico a baja velocidad y reducir la velocidad del vehículo. Cuando el tráfico se ha despejado, el coche reanuda la velocidad establecida. El sistema multimedia de Ford se llama SYNC 2 y también presenta un gran número de prestaciones.