Ford Capri de segunda mano o nuevo. Comprar Ford Capri ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El coupé Ford Capri pretende popularizar los «pony cars» en Europa

Cuando a finales de los años 60 dio comienzo la gran época de los «pony cars» (coupés deportivos económicos con motores de carreras), el Ford Mustang se convirtió en uno de los principales representantes de ese segmento. Los estrategas del fabricante norteamericano Ford quisieron repetir este éxito en el viejo continente con un modelo desarrollado específicamente para el mercado europeo. Y su estrategia logró lo que pretendía. El Ford Capri coupé, diseñado por el alemán Uwe Bahnsen con unas líneas más elegantes que musculosas, fue sometido a dos reediciones entre los años 1968 y 1986 y de él se vendieron aproximadamente 2 millones de unidades.

Los aficionados al motor valoran las posibilidades de tuning del Ford Capri

El éxito comercial empujó finalmente al fabricante a ofrecer también el Capri, construido principalmente en las fábricas alemanas de Ford, en los EE.UU. Mientras que allí este coupé se convirtió en uno de los vehículos importados más vendidos, en Europa el Capri consiguió que el fabricante se acercara a un nuevo círculo de compradores compuesto por conductores más jóvenes. Sin embargo, el Ford Capri no se convirtió en un automóvil de culto a escala mundial como el Ford Mustang. A pesar de todo, entre los amantes del tuning y los fanáticos del deporte de motor el coupé tenía muy buena fama como máquina deportiva, sobre todo en su versión Capri RS de 150 CV, cuyo rendimiento podía modificarse sin gran esfuerzo para su utilización en la calle. Junto con el Ford Capri RS 2600, tanto el Capri Turbo con motor V6 como los modelos equipados con elementos del Ford Mustang y propulsores V8 que desarrollaban hasta 375 CV se convirtieron en los reyes de la calle.

En 1970 llega el primer el Ford Capri RS con equipamiento deportivo al mercado

Durante la producción de la primera generación entre los años 1968 y 1974, el coupé deportivo de Ford se comercializaba con siete motorizaciones diferentes. El modelo de acceso era el Ford Capri 1300 con motor V4 de 37 kW (50 CV). A éste había que añadir los coupés con cilindradas de 1,5 litros y 1,7 litros y hasta 55 kW (75 CV) de potencia. Los modelos V6 contaban con motores más dinámicos de entre 2,0 y 2,6 litros de cilindrada, que desarrollaban hasta 92 kW (125 CV) e impulsaban al coupé hasta los 190 km/h. El modelo superior, el Ford Capri RS 2600, llegó a los concesionarios en 1970 con 110 kW (150 CV). El RS, rebajado y equipado con asientos deportivos, aceleraba de 0 a 100 km/h en 9 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 200 km/h. En 1972, el fabricante amplió la gama con el Ford Capri 1600 GT, así como con el Capri 3000 (103 kW/140 CV).

Revalorización deportiva del Ford Capri en la segunda generación a partir de 1974

Ford presentó en 1974 la segunda generación de este coupé deportivo con un frontal modificado y un portón trasero más grande. Los faros rectangulares fueron sustituidos en la revisión de 1978 por dos faros redondos. La motorización menos potente de la nueva generación la constituía el Ford Capri con una cilindrada de 1,6 litros y 51 kW (70 CV) de potencia. La gama la completaban dos versiones de 2,0 litros y hasta 74 kW (101 CV), así como el Capri V6 de 2,3 y 2,8 litros de cilindrada y hasta 118 kW (160 CV). El modelo superior era el Ford Capri 2,8 Turbo de 138 kW (188 CV), que alcanzaba los 100 km/h en ocho segundos, así como una velocidad máxima de 220 km/h. Las últimas unidades del Ford Capri abandonaron la cadena de montaje en Alemania en 1986.