Compra tu Ferrari F50 en AutoScout24.es

Encuentra el coche ideal
Lamentamos informarle de que actualmente no disponemos de ningún vehículo que coincida con sus criterios. Hemos podido encontrar las siguientes alternativas

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Ferrari F50 es un superdeportivo fabricado por Ferrari con motivo de los 50 años de la marca en 1997, aunque se lanzó al mercado el 8 de marzo de 1995, 2 años antes del cincuentenario oficial. Se fabricaron 349 unidades de este modelo (estaban previstas 350 dado que éste era el número de clientes que se consideraba podrían adquirirlo pero en honor a Enzo Ferrari que mantenía que una unidad menos de lo que el mercado solicita es el número perfecto), y la última de ellas se conserva en el museo de Ferrari en la localidad italiana de Módena Italia. Su adquisición estuvo reservada exclusivamente para aquellas personas que anteriormente hubieran tenido al menos otros dos modelos de la marca.

El Ferrari F50 cuenta con dos opciones de carrocería, roadster y coupé y los últimos avances tecnológicos de su momento desarrollados por Ferrari en las pistas. Posteriormente, la marca italiana desarrolló el F50 GT, un prototipo basado en el F50 que fue construido para competir en las carreras de la categoría GT1. Tenía techo fijo, alerón posterior de gran tamaño e incorporaba un alerón delantero como novedad. El motor V12 de 4,7 litros fue modificado para desarrollar alrededor de 750 CV (559 kW). Durante las pruebas realizadas en 1996, el coche demostró ser más rápido incluso que el Ferrari 333 SP, pero esto pasó desapercibido para Ferrari, que decidió cancelar el proyecto del F50 GT, centrándose en la Fórmula 1.

Exclusividad también en la venta

Pese a su elevado precio, las 349 unidades se vendieron antes de ser producidas. Eso sí, muestra de la exclusividad del modelo y para evitar la especulación en el mercado de segunda mano, como había sucedido en anteriores lanzamientos de series especiales (como el F40), Ferrari solo permitía la reserva de un ejemplar por cliente y no se podía vender antes de que transcurrieran dos años desde su fecha de entrega. Por otra parte, otra de las condiciones de la marca era que quiénes quisieran hacerse con un F50 hubieran adquirido con anterioridad un Ferrari F40. El primero de los ejemplares de este coche para clientes lo adquirió Hassanal Bolkiah (Sultán de Brunéi).

Diseño de Fórmula 1

Cuenta con un diseño muy similar al de un Formula 1; en el motor lleva incorporado el cambio y las suspensiones en un diseño autoportante; alrededor del mismo se construyó el chasis para el habitáculo, y está fabricado en su totalidad en fibra carbono. Ofrece un depósito de seguridad de 105 litros situado entre el motor y los asientos, y como el resto del chasis, hereda la tecnología de los Fórmula 1. Su peso alcanza los 1230kg, de los que el 58% se carga sobre el tren posterior. Respecto al interior, viene con un tablero realizado en fibra de carbono y asientos de los denominados “tipo competición” con cinturones de tres puntos; no obstante, estos permiten que le puedan instalar cuatro para mayor agarre del conductor. Cuenta con aire acondicionado y equipo de sonido, pero no incluye airbags.

En su fabricación hubo características especiales. Por ejemplo, cabe destacar que, desde que se iniciaba su fabricación hasta el momento de su entrega, cada F50 necesitaba un periodo mínimo de tres meses, en una pequeña línea de montaje situada al lado de la del F355. En sus inicios, se fabricaba medio coche diario, pero en los últimos meses de fabricación y con las mismas personas, llegaron a fabricar una unidad completa al día, tras pasar unas cien horas repartidas en las seis fases de montaje, que tenía la línea.

Motores producidos de forma artesanal

Los motores del F50, como es habitual en Ferrari, se fabricaron de forma artesanal y en sus propias fundiciones, rectificados a continuación uno por uno, hasta lograr las especificaciones establecidas en el diseño original.

En lo que a la potencia se refiere, monta un propulsor V 12 a 65º de 4,7 litros que derivó en una potencia máxima de 520 CV a 8500 rpm. Este motor no tiene turbo y su par motor llega a 48 kgm a 6500 rpm, con una potencia específica de 111 CV/L. Se trata de prestaciones muy particulares para un propulsor atmosférico de características sencillas sin implementos especiales para su potencia. Otros de los elementos a destacar son sus frenos creados por Brembo en acero, bajo un esquema clásico de gran diámetro. No tiene dirección hidráulica, ni sistema antibloqueo de los mismos.

El Ferrari F50 GT, la versión más deportiva

La marca italiana comenzó a barajar el desarrollo de una unidad de competición del F50. Así, Ferrari decidió poner a disposición de sus clientes, una versión de “carreras” de su modelo estrella. Para ello, la marca seguía las líneas del Ferrari 333SP y le encargaba a Michelotto la preparación de tres primeros chasis que deberían sustituir. No obstante, Bernnie Eclestone se opuso a esta decisión y amenazó a la marca italiana alegando que para ganar el campeonato era necesario dedicarse en exclusiva a él. En ese momento, el proyecto del F50GT estaba prácticamente terminado, con un motor que daba más de 600CV, pero no pudo ser y terminó la línea antes de ponerse en marcha.

Todas estas características hacen que el Ferrari F50 sea un vehículo que se puede encontrar en el mercado de segunda mano, ya que su precio es inferior y ofrece un gran número de prestaciones, pero, sobre todo, la posibilidad de conducir un auténtico deportivo, casi de museo.