Chevrolet Volt de segunda mano o nuevo. Comprar Chevrolet Volt ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El automóvil eléctrico Chevrolet Volt llega al mercado en 2010

El grupo General Motors se encuentra entre los pioneros en el desarrollo de los automóviles eléctricos aptos para el día a día. Ya a mediados de los año noventa los americanos produjeron su primera versión de serie, denominada General Motor V1, en una serie limitada de apenas 1.000 unidades destinadas sobre todo al mercado californiano y sus estrictas normas de emisiones. Por aquel entonces, el fabricante apostaba por las baterías de níquel-hidruro metálico que otorgaban al coupé eléctrico una autonomía de algo más de 200 km y le permitían alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h. En 1999, el modelo eléctrico de GM desapareció de su gama de vehículos y tuvieron que transcurrir más de diez años hasta que la casa volvió a sacar al mercado otro automóvil eléctrico: el Chevrolet Volt, cuyo modelo gemelo en Europa llegó a los concesionarios como Opel Ampera.

Un propulsor de gasolina amplía la autonomía del Chevrolet Volt

El Chevrolet Volt lanzado al mercado norteamericano en el otoño de 2010 tenía poco que ver con el experimental coupé EV1. Si bien el modelo eléctrico de los años 90 tenía un aspecto bastante futurista, sobre todo debido a su carrocería optimizada en términos aerodinámicos, nada en el aspecto exterior de la berlina Chevrolet Volt hacía presagiar que debajo del capó y en el suelo se escondiera la tecnología del futuro. En concreto, lo que se encontraba allí era un conjunto de baterías compuestas por más de 200 celdas de iones de litio que permitían al Volt desarrollar una potencia de hasta 111 kW. Esto era suficiente para alcanzar una velocidad máxima de aproximadamente 160 km/h y una autonomía de 50 km. Y para que el Chevrolet Volt no se convirtiera en un automóvil puramente urbano debido a estas cifras limitadas, los ingenieros de GM lo equiparon con un pequeño motor de combustión. Esto aumentaba la autonomía de la berlina, de forma que General Motors pudo comercializar el Chevrolet Volt como un automóvil eléctrico de autonomía ampliada.

En funcionamiento mixto, el Chevrolet Volt recorre más de 500 km

Pese a esta combinación de batería y motor de gasolina, el Chevrolet Volt se propulsaba en realidad de forma 100% eléctrica. El motivo era que, a diferencia de los demás fabricantes de vehículos híbridos, los cuales utilizaban el motor de combustión directamente para la propulsión, GM desarrolló para el Chevrolet Volt una variante híbrida en la que, en caso de que el nivel de la batería fuera demasiado bajo, el propulsor de combustión no impulsaba directamente el motor, sino que alimentaba un generador de corriente. Éste generaba entonces la energía necesaria para el motor eléctrico. Gracias a esta tecnología combinada de batería más una mecánica de gasolina de 1,4 litros y 63 kW (84 CV) el Chevrolet Volt lograba autonomías de aproximadamente 500 kilómetros. Solo entonces era necesario volver a recargar. Dependiendo de la conexión, las baterías se cargaban en unas cuatro horas.