Audi S5 de segunda mano o nuevo. Comprar Audi S5 ocasión y km 0

Encuentra el coche ideal

Ofertas para tu búsqueda

Ofertas para tu búsqueda

El Audi S5 continúa la tradición del coupé deportivo de grandes prestaciones

Chasis rebajado, características de diseño especiales como sus cuatro salidas de escape y un motor de enorme potencia. Con estos atributos deportivos el fabricante de automóviles de Ingolstadt Audi lanzó por primera vez al mercado las versiones deportivas de sus berlinas, familiares y coupés en los años 90. Desde entonces, los modelos S de Audi, junto con las series RS aún más potentes, constituyen un componente indispensable de la gama de vehículos de la filial de VW. La tradición de los automóviles de series pequeñas y grandes prestaciones se basa en el Audi S2 presentado en el año 1990 como sucesor del Audi quattro y del Audi Coupé GT y cuya fabricación se suspendió en el año 1996. Posteriormente tuvieron que transcurrir once años antes de que un coupé deportivo con las características especiales de la serie S volviera por fin a tener cabida en la gama de vehículos de la marca. El Audi S5 llegó a los concesionarios en el año 2007 como la versión más potente de la nueva serie coupé del Audi A5 presentada ese mismo año. Dos años después le siguió una versión descapotable, lanzada al mercado al mismo tiempo que el Audi A4 Cabrio, y que sustituyó a la variante abierta del Audi S4 fabricada hasta el año 2009. Ambos modelos del Audi S5 se desarrollaron sobre la plataforma del Audi A4.

El Audi S5 es la versión más deportiva de la serie coupé

Para la versión superior de su serie Coupé, los ingenieros de Ingolstadt desarrollaron un motor de 8 cilindros y 4,2 litros de cilindrada que ponía a disposición del Audi S5 una potencia de 260 kW (354 CV). Con él, este sportcoupé de tracción integral de serie aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos. Su velocidad máxima se reguló electrónicamente en los 250 km/h. En comparación, el modelo más potente del Audi A5 desarrollaba 195 kW (265 CV) con un motor de seis cilindros y 3,2 litros de cilindrada. Las diferencias entre ambos modelos no sólo tenían que ver con el rendimiento del motor. La acústica hacía que el Audi S5 resultase mucho más deportivo en la calle que el Audi A5. En el apartado estético, el Audi S5 se diferenciaba de los modelos A de la serie coupé por su parrilla con efecto óptico de rejilla, así como por sus espejos exteriores cromados. El fabricante cifró el consumo medio de un Audi S5 en 12,1 litros a los 100 km, y sus emisiones de CO2 en 288 g/km. Para el Audi S5 se podía elegir entre un cambio manual de seis velocidades y un cambio automático también de seis velocidades, pero con programa deportivo.

El Audi S5 Cabrio

Mientras que muchos fabricantes se despidieron de los techos blandos en el diseño de sus nuevos modelos abiertos en beneficio de un techo de acero retráctil, los constructores de Audi continuaron apostando por el clásico techo textil para la versión cabrio del Audi S5. Debajo del capó del S5 Cabrio de tracción integral trabaja un motor de 3,0 litros y seis cilindros con compresor que desarrolla más de 245 kW (333 CV) y que ya en el momento de su lanzamiento al mercado en el año 2009 cumplía la normativa Euro5 de emisiones. Con él, el cabrio aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y, al igual que en el coupé, su velocidad máxima también estaba regulada en 250 km/h. Toda esta potencia la gestiona una caja de cambios de doble embrague de siete velocidades. Según datos del fabricante, el consumo del Audi S5 Cabrio en ciclo combinado era de 9,7 litros (224 g/km de CO2).

Mehr anzeigen